Archivos para las entradas con etiqueta: facebook

El pasado primero de septiembre dentro del Keynote 2010, Steve Jobs presentó la “primera red social musical”. Ha pasado medio mes, y hasta el momento Ping no ha tenido la acogida que se esperaba, a pesar que en Apple todos están contentos con su nueva herramienta. Pero, nosotros los usuarios, ¿estamos listos para Ping-ear? (Si usamos Twittear y Facebookear, por qué no).

¿Qué tan buena es Ping? ¿Qué tan efectiva es para los músicos? ¿Competirá firmemente con Facebook y Twitter? Esas son las preguntas que espero responder en este post.

Hay que decirlo, es un gran avance en el mundo de las redes sociales y conlleva una transformación de la manera en que disfrutaremos de la música que más nos gusta. Utiliza los instrumentos ya conocidos por los usuarios de las redes sociales, lo cual le permite tener un mayor reconocimiento en cuanto a su uso, como el “Like” de Facebook, o la actualización en mensajes cortos de lo que estamos haciendo actualmente como en Twitter, subir videos, fotos, etc.

Sin embargo, tiene grandes restricciones que por ahora hacen de Ping un competidor muy débil en contra de los gigantes de la interacción social. Uno de los seguidores de Mark Zuckerberg, el creador y dueño de Facebook, le escribió en su perfil de Ping “nothing to worry about here… Ping kinda sucks.” (nada de qué preocuparse… Ping apesta). Y es que hasta el momento, apesta.

Para empezar tiene una restricción enorme. Tan solo puede ser utilizada en 23 países donde está disponible iTunes Store, mientras que Facebook tiene penetración incluso en África, un mercado poco explorado por las compañías de Social Media. Por ejemplo, la mayoría de los amantes de Apple y además de las redes sociales en Latinoamérica no lo pueden usar (excepto México que sí tiene iTunes Store). Pero, digamos que todos nosotros vivimos en algunos de esos 23 países selectos. Si usted nunca ha comprado nada en el iTunes Store -o no piensa hacerlo- no podrá usar Ping, ya que el ingreso a la red se hace a través de su conexión con la tienda. Esa conexión del usuario con la tienda se realiza con una tarjeta de crédito válida. Surge, entonces, una pregunta interesante, ¿acaso el usuario debe pagar (así sea indirectamente) para formar parte de una red, o es la misma red la que debe facilitar la interacción de la comunidad?

A pesar que Steve Jobs quiso promocionar su red desde un comienzo con la reina de las redes sociales, Lady Gaga, cometió un error al apresurarse a lanzar su red sin tener una camada de artistas listos para que sus ávidos seguidores les dieran “Like”. El día que lanzaron Ping, tan solo 14 artistas hacían parte de la red. Pudo más las ganas de generar prensa en su favor.

Otro factor que jugó en su contra, es irónicamente, el nombre de la red. Aunque Apple pidió permiso para usarlo nombre, Ping es una empresa de artículos de golf que nada tiene que ver con la industria de la música y puede llegar a confundir a los usuarios. Si usted escribe “Ping” en un buscador, la primera página que va a aparecer es Ping.com, la empresa a la que estamos haciendo referencia. Incluso, puede generar confusión con el buscador de su competencia más fuerte en todo nivel, el Bing de Microsoft.

Ping empezó con una dificultad muy grave dentro del mercado que está incursionando, problemas de identidad. Volviendo a Zuckerberg, en el momento en que Jobs activó la aplicación ya existían dos perfiles del creador de Facebook; uno que decía que era el creador de Facebook y otro, simplemente mencionaba sus gustos musicales. Resulta que el Zuckerberg de verdad era el segundo, que además ni siquiera tenía foto. Incluso, así el usuario no lo desee, todo el mundo que esté en la red puede ver sus nombres y apellidos completos.

El de arriba (sin foto) es el verdadero Mark Zuckerberg

Otro defecto que ha calado fuertemente en los expertos de Social Media es el hecho de que el usuario solo puede like a tres géneros musicales. Mientras que en otras redes se puede seguir a cuanta página, grupo o género le guste, en Ping solamente puede señalar que le gustan tres ritmos musicales.

Además, Ping no interactúa con las listas de reproducción que el usuario tiene en iTunes. Así que para que sus amigos y/o seguidores sepan que le gusta ésta u otra canción, el usuario deberá hacer clic en “Like” (como si estuviera en Facebook), pero los demás nunca sabrán qué está escuchando realmente.

Ahora, muchos detractores de la red señalan que hoy en día todo el mundo puede compartir música por cualquier página web o red social sin necesidad de conectarse a un programa de computador. ¿Por qué no pensaron en lanzar Ping a través de una página web? Bien, la respuesta es simple. Quienes somos seguidores de los productos de Apple, sabemos que a la empresa le gusta controlar todos sus artículos desde un mismo lugar. Además, la estrategia de mercadeo es más que interesante para Apple, ya que podrá saber cuáles son los gustos de sus consumidores en el iTunes Store y qué artistas les gustan más, generando así aplicaciones y/o herramientas específicas para esos gustos.

Otro problema con el que se enfrenta Apple son las compañías disqueras, que más temprano que tarde tendrán que ceder a los requisitos de Apple para promocionar sus artistas en Ping. De esta manera, puede ser una herramienta muy valiosa para los artistas independientes, quienes muchas veces por el afán de darse a conocer, no les importa qué deban hacer. Ahí es donde debe estar el mercado estratégico de Apple, conquistar estos artistas que buscan llevar su música a la mayor cantidad de consumidores posibles.

Con eso en mente, ¿qué pasará con MySpace? Esta red se había convertido en la red musical por excelencia, y era en lo único que se estaba enfocando. Con la aparición de Ping, MySpace podría hundirse más aún. Está claro que el atractivo de pertenecer a una red que tenga el apoyo de Apple facilitará la exposición de los artistas y les dará una especie de “status” superior en comparación con quienes se queden sólo con MySpace, sobretodo en el mercado estadounidense y europeo, los más fuertes de la industria musical.

Yo me considero un fanático de los productos de Apple. Cada vez que entro a un Apple Store juego con cuanto hardware me ponen en frente. Tengo un MacBook del cual no me puedo quejar y me parece el mejor computador jamás creado. No tengo un iPhone, porque a pesar de sus capacidades multimedia, siento que le hacen falta muchas otras facilidades que tiene BlackBerry, por ejemplo. La idea de esta entrada no es acabar con Ping, ni que ustedes se decepcionen de la red. Me parece una idea fabulosa, que tiene una capacidad enorme dentro del mercado… sin embargo, deberá mejorar.

Tiene una ventaja grandísima, y es que cada vez que uno descargue iTunes (la versión 10 es la más espectacular hasta la fecha y la recomiendo) tendrá Ping pre-instalado. Es una red cuyo crecimiento no depende directamente de los usuarios, sino que su éxito depende exclusivamente de los artistas. Sin artistas comprometidos con Ping, la “red social musical” no es nada. Por ello, Apple deberá enfocar sus estrategias en conquistar la mayor cantidad de artistas, en especial los independientes, como lo mencioné antes. Esperemos que no le pase lo mismo que a Google con Wave, porque Ping tiene un atractivo único, el cual puede mejorar sustancialmente con la eliminación del requerimiento de la tarjeta de crédito, y una sincronización directa con las listas de reproducción y la música que el usuario tiene en iTunes.

¿Recuerdan el popular juego de los años ’80s. “Where’s Wally?” (más conocido como Waldo)?
El juego nació en la mente del escritor británico Martin Handford cerca de 1987, en el cual el lector debía encontrar a Wally, un joven vestido con un buso a rayas rojas y blancas, gafas, jeans y un gorro de lana.

El juego se convirtió en uno de los pasatiempos favoritos en todo el mundo, generando incluso programas de televisión y videojuegos para diferentes plataformas. Pues bien, esa localización del personaje de Wally, bien puede asemejarse a lo que hoy en día se está empezando a establecer en el Social Media como “Localización en Tiempo Real” (Real-Time Location). Esta nueva forma de interacción social le permite al usuario compartir su ubicación en cualquier lugar del planeta a través de diferentes aplicaciones especialmente diseñadas para los teléfonos inteligentes, utilizando mensajes de texto, o en el caso de los más avanzados el chip de GPS del dispositivo.

Entre las redes sociales de geoposicionamiento, la más popular es Foursquare, con más de 500,000 usuarios. Esta aplicación permite que sus suscriptores no solo compartan la ubicación del lugar donde se encuentran, sino que les da la posibilidad de comentar acerca de ese lugar, una de sus características más interesantes. La aplicación tiene varios lugares del mundo ya en su base de datos, y si usted se encuentra en alguno de ellos, puede notificarle a sus amigos de su presencia y comentar qué tal ha sido su experiencia en dicho lugar. Si usted está en un lugar desconocido para Foursquare, puede añadirlo a la base de datos. Mientras más utilice la aplicación, cada usuario tiene la posibilidad de obtener premios y sellos meritorios por su avance en el “juego” de geoposicionamiento, así como convertirse en el Alcalde de alguna locación.

Diferentes organizaciones están utilizando Foursquare para otorgar a los usuarios de la aplicación descuentos y regalos especiales que permiten un mayor reconocimiento de la marca. Además, se convierte en una poderosa herramienta de Social Media, ya que el medio millón de personas que utilizan Foursquare hacen comentarios acerca del millón y medio de locaciones en las que se encuentran. Pueden aconsejarle un lugar, restaurante, producto, tienda o servicio a sus amigos; o por el contrario, pueden hacer de su tienda, restaurante, marca, producto o servicio un lugar indeseable para visitar.

Otro de los sitios más reconocidos de geoposicionamiento es Gowalla. Recientemente elegida como una de las 50 Mejores Páginas Web de 2010 (Time’s 50 Best Websites 2010), esta empresa, competencia directa de Foursquare – ambas fundadas en el mismo mes – ofrece una interacción más divertida para el usuario. En vez de otorgarle sellos meritorios como su competidor, Gowalla le ofrece a los suscriptores un pasaporte en donde recibirá sellos de cada lugar que visite. Una de las características que diferencian a Gowalla de Foursquare es la posibilidad de compartir fotos que los usuarios suben a la red desde su teléfono celular.

Dentro de esta plataforma, se pueden completar diferentes retos como un viaje en específico, obteniendo marcas en el pasaporte que le indican en dónde ha estado; incluso, el usuario puede escoger entre lugares y viajes planeados por National Geographic, entre otras compañías especializadas en turismo y cultura. Dentro de la red, quienes usan Gowalla encontrarán souvenirs digitales, que luego pueden ser canjeados por premios reales como ropa, boletos, accesorios y descuentos en los lugares favoritos del usuario.

Ambas redes tienen la capacidad de conectar sus cuentas de Facebook y Twitter, para así compartir su ubicación y comentarios con más amigos; ya que posiblemente, Foursquare o Gowalla no tengan la misma acogida entre sus seguidores.

Recientemente, Facebook se dio cuenta de la fuerza que están teniendo las redes sociales de Localización en Tiempo Real. La semana pasada lanzó Places, un servicio a través del cual el usuario puede compartir su localización en el mundo con sus amigos. Puede acceder desde la aplicación de la red para iPhone, o desde el sitio web touch.facebook.com (el cual abre su cuenta de Facebook en su explorador de forma similar a como la vería en un iPhone o iPod Touch). Lo único que le permite hacer esta herramienta de Facebook es compartir el lugar donde usted se encuentra, aunque por supuesto puede utilizarla junto con las demás aplicaciones de la red social.

¿Qué tan fuerte competirá con Foursquare o Gowalla? Bien, pues es Facebook, el gigante del Social Media. Ya veremos en unos meses qué tantos usuarios realmente están utilizando esta herramienta en comparación con las de sus competidores.

Lo interesante de este tipo de interacción social en términos de mercadeo, es que su empresa puede participar de ambas redes ofreciéndole descuentos, promociones o regalos a sus clientes, permitiendo así un posicionamiento de su marca en todo nivel; incluso, por ubicación geográfica. Asimismo, podrá reconocer qué están diciendo sus consumidores en cuanto a lo favorable de su empresa o críticas, que podrían ayudarle a mejorar su negocio. Igualmente, será importante para usted conocer en dónde están sus clientes (qué tan cerca de su empresa, tienda o mercado), y potenciar esa información para un estudio de mercadeo apropiado para su empresa.

Así que, si quiere saber en dónde está Waldo (o Wally), ya sabe en dónde encontrarlo. Y así será más fácil para ellos saber en dónde pueden encontrarlo a usted.

Para todos aquellos que han escuchado términos anglosajones como “Social Media”, “Community Manager”, “Redes Sociales”, “Convergencia”, etc, pero no tienen ni idea de qué se trata, a continuación les daré un primer acercamiento al Social Media.

Si bien el término en español no existe propiamente como en inglés, hay que decir que su significado es un tanto ambiguo. Social Media quiere decir algo como “Medios Sociales”, pero, ¿acaso no todos los medios tienen un contenido social?” (para algunos parece que fuera su última prioridad). Sin embargo, no puede haber una mejor “identificación” para lo que es y hace esta rama de la comunicación moderna.

Es “Social” porque abarca a un público masivo y con intereses particulares, que aunque disímiles en algunos momentos, siempre buscan estar informados, entretenidos o integrados. Y la palabra “Media” (medios masivos) hace referencia al entorno donde se trabaja.

Para muchos uno de los primeros errores en los que se cae al trabajar como “Community Manager” (persona encargada de manejar el Social Media de una compañía) es creer que sus únicas herramientas son Facebook, Twitter, LinkedIn o MySpace. Con un poco de entrenamiento, o siendo un nerd de las redes sociales, cualquier persona podría hacer ese trabajo; al fin y al cabo, los Community Managers reciben excelentes salarios alrededor del mundo. Manejando el Social Media de la empresa donde se trabaja requiere mucho más que conocer cómo funcionan estos sitios de internet.

Conocer su comunidad

Lo más importante para un Community Manager, como su mismo nombre lo indica, es conocer a su comunidad. En el caso de una empresa de productos de consumo, su comunidad son sus compradores, quienes se convierten en los clientes más importantes. Debe saber qué les gusta, cómo viven, qué hacen en su tiempo libre y hasta qué ropa les gusta usar para ver si su producto se identifica con ellos, entre muchas otras variables.

El conocer a una comunidad no se hace desde el escritorio o creando un grupo en Facebook. Son mucho más importantes el trabajo de campo, la investigación demográfica y el análisis de mercado. Sí, es verdad, eso puede llegar a conocerse a través de un grupo de Facebook, pero qué tan efectiva sea la comunicación entre su empresa y sus clientes, eso depende de qué tan profundo es el trabajo que realice.

Métodos de Social Media

Social Media es una disciplina que trabaja con varias plataformas interactivas. Pueden llegar a ser tan masivas como MySpace, YouTube o Facebook, o tan específicas (con menos usuarios) como Flickr, InterNations o Gaia Online.

Existen diferentes categorías de Social Media:
Generadores de contenido: donde el usuario crea el contenido y lo publica para que todo el mundo tenga la posibilidad de verlo, como por ejemplo Wikipedia, plataformas de blogs o Digg.

Sitios de discusión: en donde se puede intercambiar conocimiento, debatirlo, e incluso generar conversación en tiempo real para todos los públicos. Fred Cavazza, uno de los gurús en Social Media reconoce dentro de este grupo a entornos como Skype, Windows y Yahoo Messenger, Google Talk, Phorum y PhpBB.

Stream en vivo: sitios en los que se distribuye video y audio con el fin de dar a conocer algún contenido en particular que le puede interesar a un grupo largo de personas. Entre estos medios encontramos Ustream.tv, Justin.tv, Yahoo Live! y emisoras online que transmiten tanto audio como video. YouTube no está dentro de esta categoría.

Sitios para compartir: Esta categoría involucra plataformas que permiten subir contenido propio (es la idea principal), ya sea en audio, video, imagen o documentos, que sean útiles para los demás. Aquí podemos encontrar YouTube, Slideshare, Issuu y Flick, entre otros. Cada vez se crean entornos más prácticos y funcionales que permiten compartir información de mejor calidad.

Microblogging: Es la palabra perfecta para definir a este tipo de plataformas, teniendo en su máximo exponente a Twitter. Este sitio es quizás el más interesante (junto con Facebook) para analizar, ya que en poco tiempo a logrado cautivar a un número de personas inesperado, incluso a quienes no entienden muy bien para qué funciona. Joel Comm, un experto en Social Media de los Estados Unidos ha escrito una de las “biblias” del Social Media acerca de Twitter, Twitter Power, una guía práctica y completa sobre cómo Twitter le permitirá dominar su mercado.

Redes sociales: Por último, nos encontramos con el Web 2.0 en su máxima expresión. Todos conocemos la fuerza y el potencial para unir al mundo de Facebook, MySpace o LinkedIn, pero no son las únicas redes sociales. Existen muchas dirigidas para un público más cerrado como Pinwall, creada para que los usuarios de teléfonos BlackBerry interactúen a través de su PIN (Usado para conectar cualquier BlackBerry en el mundo a través de BlackBerry Messenger), creándoles una atmósfera apropiada para tal fin. En mi opinón, no muy útil.

Por supuesto, estas no son las únicas categorías que existen, hay muchas más. Cada autor puede tener su propia categorización, y aún más interesante, todos los días nos enfrentamos a nuevos entornos sociales que pueden desafiar el mundo y cambiarlo para siempre. Después de todo, quién habría pensado en Harvard que Facebook saldría del salón de clases para convertirse en el monstruo de mercadeo social que es hoy.

A %d blogueros les gusta esto: